Cascadas de Islandia

Si por algo se caracteriza Islandia es por su salvaje naturaleza. Nieve, hielo, tierra y volcanes son los elementos que predominan en sus paisajes. Eso sin olvidarnos, claro está, de sus cascadas. En este post os dejamos con las 6 cascadas de Islandia que no debéis perderos si visitáis la isla.

Gullfoss

La “cascada dorada”. El río Hvitá cayendo en picado a las entrañas de la tierra a través de un corte que te hace sentir diminuto. El río baja con mucha fuerza, quizás más a partir de la primavera, cuando empieza a derretirse la nieve de las montañas y de repente se pierde en un abismo del que apenas se ve el fondo. Es todo un espectáculo de naturaleza salvaje. Precioso. Si hace sol es muy probable que veas un Arco Iris en mitad de la cascada, debido a la cantidad de partículas de agua que hay en el aire.

Cascadas de Islandia
Cascada Gullfoss

Seljalandsfoss

Quizás no sea una de las cascadas más famosas de Islandia, pero a mi ver es una de las más bonitas entre los miles de cascadas que debe de haber en ese país. Tiene una caída espectacular y un caminito que permite pasar por detrás de la cortina de agua, si no te importa remojarte un poco.

Cascadas de Islandia
Cascada Seljalandsfoss

Skógafoss

Una de las cascadas más famosas de Islandia y la tercera en lo que va de lista. Uno de los símbolos de Islandia, además de la nieve y las montañas y volcanes, son las cascadas. Imposible recorrer más de un kilómetro sin toparte con una. Skógafoss es bastante grande y puedes acercarte a ella prácticamente hasta tocarla. Hay un caminito con escaleras que sube hasta la parte más alta de la cascada. Hay que estar mínimamente en forma, porque esas escaleras son criminales…

Cascadas de Islandia
Cascada Skógafoss

Svartifoss

A estas alturas te habrás dado cuenta de que todos los nombres de cascadas acaban en “foss”. ¡Efectivamente! “Foss” significa “cascada” en islandés.

Esta cascada es otra de las más famosas. Se caracteriza por las columnas basálticas que forman una especie de cueva-altar natural, aunque parece tallado. Este tipo de formación rocosa volcánica se encuentra en muy pocos lugares en el mundo, pero gracias a Wikipedia he descubierto que ¡en España también tenemos! Al parecer en Vizcaya, Gerona y La Gomera, pero por desgracia no lo publicitamos tanto como Islandia o Irlanda (la famosísima Calzada de los Gigantes). Hay varias rutas de diferente duración que llevan hasta esta cascada. No te vayas de Islandia sin verla.

Cascadas de Islandia
Cascada Svartifoss

Selfoss

Esta es otra de las cascadas más famosas de Islandia y, a pesar de haber visto ya unas 500, no dejó de impresionarnos. El agua prácticamente se confunde con la nieve. Incluso acercándote al borde del cañón en que se encuentra el río es difícil ver dónde acaba la cascada. Hay que tener mucho cuidado con dónde pisas, eso sí, pero es espectacular.

Cascadas de Islandia
Cascada Selfoss

Goddafoss

Sí, señor. Otra cascada. Mi favorita después de Svartifoss (esa cascada es insuperable, es de cuento). En realidad, son tres cascadas en una. Dos grandes que franquean a una más pequeña formando una especie de altar natural. Su nombre, que significa “cascada de los dioses”, proviene de una leyenda que cuenta que alrededor del año 1000, cuando el por entonces “presidente” de Islandia se convirtió al cristianismo, lanzó a la cascada sus estatuillas de dioses paganos.

Cascadas de Islandia
Cascada Goddafoss

Y estas son las cascadas que no podéis perderos en Islandia. ¿Habéis estado en alguna? ¿Cuál es vuestra experiencia?

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.